Reformas integrales: ¿La Tarima Flotante, el suelo laminado o el Parquet?

Diferencias entre La Tarima Flotante, el suelo laminado y el parquet. Escoge el que mejor se adapte a tu vivienda.

A menudo, se genera confusión entre una Tarima Flotante, un suelo laminado y el parquet. Es que su apariencia y características son muy similares. Sin embargo, estos tres revestimientos de suelo son muy diferentes, pues cada uno de ellos tiene sus propiedades particulares y difieren especialmente en su colocación.

El parquet no es un laminado plástico y tampoco es una Tarima Flotante de madera, sino que son piezas de madera que se colocan sobre un suelo de concreto.

Aquí te contaremos cuáles son las diferencias entre estos revestimientos para suelos de madera natural y sintética para que puedas escoger el que mejor se adapte a las reformas integrales que lleves a cabo en tu vivienda.

CARACTERÍSTICAS DE LA TARIMA FLOTANTE

 

Las tarimas flotantes son de madera. Para su fabricación suele utilizarse maderas nobles y duras, que soporten un alto tránsito con el mínimo desgaste.

Las medidas de las tablas para la tarima flotante son muy variables y generalmente el largo de ellas se determina de acuerdo al área que se busca revestir.

La colocación de las tarimas flotantes precisa de una adecuada instalación. Los listones de madera se clavan, atornillan o se entarugan a los tirantes.

Estos tirantes son generalmente de maderas de menor calidad, de no más de 2,5 cm de espesor. Van amurados al suelo mediante tacos Fischer o similares, y tornillos de cabeza plana.

Luego de haber amurado toda la tirantería al suelo, se comienza a colocar la tarima flotante que puede tener encastres macho-hembra en todo su largo, para facilitar su colocación.

Normalmente se utiliza la tabla sin ningún tipo de rebaje y simplemente cepillada, la que se corta “in situ” a medida, y es fijada con tarugos de madera a los tirantes.

Luego de su instalación se realiza un lijado general, para eliminar imperfecciones y conseguir horizontalidad sin reboses.

Por último, es recomendable la aplicación de algún tipo de plastificante para proteger a la madera del desgaste, lo cual también permite una fácil limpieza.

La instalación de la Tarima flotante aumenta la altura del piso en, por lo menos, 4 centímetros. Esta es una de las razones por las que su instalación se realiza mayoritariamente en construcciones nuevas o bien cuando se llevan a cabo reformas integrales en viviendas.

 

CARACTERÍSTICAS DEL SUELO LAMINADO

 

Los suelos laminados son de materiales sintéticos y de poco espesor (no superan los 8 mm). Cada pieza mide un metro de largo, dependiendo del fabricante,  y es posible encontrar desde los 10 cm. hasta los 25 cm. de ancho.

Las placas son fabricadas con encastres macho-hembra en todo el largo, lo que hace que sea relativamente fácil ensamblar una con otra.

El material empleado generalmente en las placas de suelo laminado es alguna variedad de plástico. Este tipo de placas van simplemente apoyadas y encastradas una con otra. No se clavan, ni se pegan, ni se atornillan al suelo.

Es importante que para su instalación, se cuente con un piso nivelado y limpio, que puede ser de madera, aunque lo usual es hacer la instalación sobre una base de concreto.

Al agregar sólo 8 mm a la altura del piso, el suelo laminado puede aplicarse sin mayores problemas en cualquier espacio permitiendo la apertura normal de las puertas sin rozarlo.

Si la altura del nuevo piso no permitiera el movimiento de alguna puerta, sería necesario hacer reformas integrales quitándole a la puerta los milímetros que sobran con un cepillo de carpintería.

 

CARACTERÍSTICAS DEL SUELO DE PARQUET

 

El parquet es otro tipo de revestimiento de suelos que se diferencia de los dos anteriores por su forma y colocación.

Este tipo de material está fabricado con maderas nobles y duras y cada pieza lleva insertada en su parte inferior un par de chapas onduladas.

La colocación del parquet debe realizarse sobre un contrapiso de concreto al que se le irá agregando, en fresco, una capa de 1.5 cm. algún tipo de mortero adherente, que permita ir colocando una a una las piezas. Estas se mantienen fijas al piso y unidas entre sí gracias al sistema de agarre de las chapas onduladas.

DIFERENCIAS ENTRE TARIMA FLOTANTE Y SUELO LAMINADO

 

Estas son las características diferenciales entre un suelo laminado, una tarima flotante y el suelo de parquet. Cada uno de estos materiales para suelos tiene sus ventajas y sus desventajas, pero todos ellos son buenas opciones para un revestimiento estéticamente bonito y confortable que puedes considerar para las reformas integrales de tu hogar.

El suelo de madera, ya sea una tarima flotante o un parquet otorga calidez, pero el laminado también tiene buenas propiedades desde el punto de vista de la temperatura y la humedad.

La tarima flotante y el suelo laminado son materiales que se colocan para revestir un suelo. La tarima flotante es de madera natural, mientras que el laminado es sintético e imita la madera.

Ambos materiales tienen las características estéticas de la madera, pero no las mismas cualidades. El suelo de madera natural de buena calidad es más duradero que el laminado. Y si se mantiene en buenas condiciones es posible que se vea mejor incluso con el paso del tiempo.

Una tarima flotante cuya madera se ha desgastado con el paso del tiempo requiere de un proceso muy sencillo para su restauración, mientras que el suelo laminado deteriorado requiere la ejecución de reformas integrales colocando un nuevo revestimiento.

Otra de las diferencias entre tarima flotante y suelo laminado es el precio. El coste del material y de la mano de obra para la colocación de una tarima flotante de madera natural es mayor. Sin embargo, a largo plazo, la madera resulta más económica.

En Building Trust somos profesionales del sector de Reformas y Construcción. Contacta con nosotros y pide tu PRESUPUESTO SIN COMPROMISO.