LOS ERRORES MÁS COMUNES EN REFORMA DE CASAS (PARTE I)

No enfocarte en un presupuesto de reformas inicial o escatimar en la calidad de los materiales son algunos de los errores más comunes cuando uno se embarca en la reforma de casas. No caer en estos errores es más fácil de lo que imaginas y hasta incluso puedes llegar a disfrutar del proceso.

Si enfocarse a comprar una vivienda es hoy toda una hazaña, llevar a cabo una reforma de casas de modo integral es prácticamente considerado una misión imposible, estresante y generadora de dolores de cabeza. Son muy pocos los testimonios que califican una reforma de casa como una experiencia positiva o poco traumática; frente a ellos, en cambio, surgen una infinidad de anécdotas sobre las malas decisiones tomadas en la ejecución de una obra, cuyas consecuencias se pagan a largo plazo.

REFORMA DE CASAS

Es por esto que, se recopilaron los errores más comunes que se cometen antes, durante y después de una reforma de casas, y la manera efectiva de evitarlos –o bien minimizarlos–, gracias al consejo de los profesionales.

Sobrevivir a una reforma de casas es posible, y hasta se puede disfrutar de la experiencia.

reforma de casas

NO AJUSTARSE A UN PRESUPUESTO DE REFORMAS REAL

Salvo que hayas recibido una cuantiosa herencia o tocado ganar la lotería, tu presupuesto de reformas es como el de la mayoría de las personas y deberá amoldarse a una cifra cerrada. 

El primer error que suele cometerse en la reforma de casas es el de no conocer el presupuesto de reformas con el que se cuenta, o bien no incluir en el presupuesto hasta el último gasto. Por ello se debe tener en cuenta desde los grandes ítems (como materiales de construcción) hasta otros más insignificantes (como picaportes o luminarias). Estas últimas son cruciales para que una reforma de casa resulte práctica y confortable.

Otro error muy común es pedir o bien aceptar modificaciones sobre lo originalmente planteado, sin corroborar adecuadamente el presupuesto de reformas que eso conlleva. Suele pasar con cambios de pequeñas dimensiones pero que, al sumarse, multiplican el importe.

Lo mismo ocurre cuando se abona la totalidad del proyecto quedando partidas aún pendientes, bajo un acuerdo informal de arreglarlo luego. 

¿CÓMO DIVIDIR UN PRESUPUESTO DE REFORMAS?

Los pagos deben dividirse en tres partes:

– La primera al comienzo de la obra

– La segunda durante el transcurso de la misma 

– La tercera una vez se hayan finalizado todos los trabajos. 

Cualquier gasto extra debe estar integrado, siempre, en una de las tres.

NO SOLICITAR VARIOS PRESUPUESTOS DE REFORMAS ANTES DE COMENZAR LA REFORMA DE CASA

El éxito de una reforma de casas se basa, en parte, en la confianza y la profesionalidad que se deposite en la persona que lo lleve a cabo. Por ello, decidir quién lo va a ejecutar es la parte más importante de todo el proceso. Hace falta tiempo y paciencia para evaluar varias propuestas y dar con la que mejor se adapte a las necesidades. 

El proceso de selección de los profesionales no ha de estar guiado en exclusiva por el aspecto económico. Se recomienda contar con un mínimo de tres propuestas de proyecto con presupuesto de reformas incluido y un encuentro formal en persona con cada uno de los posibles profesionales a cargo. Evaluar bien el diseño, el presupuesto de reformas, la experiencia de los especialistas y la profesionalidad de cada uno es fundamental. 

NO CONTEMPLAR IMPREVISTOS

Los ‘por si acaso’ suceden de verdad y pueden llevarte a una desestabilización completa con el presupuesto de reformas.

Uno de los imprevistos más comunes con los que te puedes encontrar, sobre todo en viviendas antiguas, son los desniveles de techos y paredes. Es algo que no es fácil de detectar y que puede ocasionar un buen susto a la hora de rematar la obra y colocar la carpintería. Tuberías que se rompen al cambiar azulejos, reforzamientos de estructuras o paredes que precisan doble aislamiento para lograr filtrar eficientemente los ruidos provenientes del exterior, son otros de los imprevistos que se pueden predecir en una reforma de casas.

No es trata de adivinar el futuro sino de ser lo suficientemente precavidos como para contemplar cada imprevisto posible dejando una partida económica para solventarlos y que puedas resolver de forma inmediata.

APRESURAR LOS PLAZOS DE ENTREGA

Desesperarte no hará que la reforma de casa finalice más rápido.

Es imprescindible dedicar tiempo a la fase de diseño: cuanto más definido esté el proyecto antes de comenzar la obra, más fluido resultará el ritmo de la misma. 

El tiempo es uno de los factores más estresantes en el proceso de una reforma, por ello debes ser paciente y asumir que son plazos orientativos y no definitivos. 

Si necesitas entrar a vivir en una fecha concreta sin posibilidad de dilatarse el trabajo en el tiempo, debe establecerse como una cláusula en el contrato de obra. Normalmente, se suele dar un plazo mínimo y un máximo de entrada.

TIRAR TICKETS DE COMPRA Y CONTRATOS DE GARANTÍA

Durante la reforma de casa, buscarás multitud de opciones para optimizar el presupuesto de reformas del que dispones, buscando así un ahorro importante en partidas esenciales como los electrodomésticos de la cocina. Ahora bien, recuerda que no puedes probarlo hasta que los recibas y que, por el desplazamiento que ejecutan terceros, estos objetos pueden llegar defectuosos o erróneos.

Para cualquier cambio o reclamo necesitarás siempre la factura o el ticket de compra. Como recomendación, recuerda hacer una foto tanto del producto como del embalaje antes de su puesta en marcha. Siempre se han de probar en el período de garantía, porque después será difícil hacer cualquier cambio.

INTENTAR AHORRAR EN LO IMPORTANTE

Una de los errores más comunes y más graves en las reformas de casa, es intentar ahorrar en lo importante, como lo son materiales de buena calidad. 

Claro que, es atractiva la idea de optar por un azulejo que cuesta una tercera parte y que brilla igual, porque a primera vista, pueden resultar muy parecidos. Pero el instalador podrá darte sorpresas desagradables al colocarlos y el desgaste con el tiempo pondrá a cada uno en su lugar. Las ventanas son otro apartado fundamental en el que se suele intentar reducir el presupuesto de reformas, y al final, esto repercute directamente con un mal aislamiento de la casa.

Si quieres ajustar el presupuesto, es mejor prescindir (o demorar) cuestiones estéticas que estructurales. Es que podrás vivir con un suelo o un baño que no se ajusta completamente a tu gusto personal, pero sin ninguna duda lo que es imprescindible es distribuir el espacio acorde a las necesidades de cada uno.

En Building Trust somos profesionales del sector de las Reformas y Construcción. Contacta con nosotros y pide tu PRESUPUESTO SIN COMPROMISO.