LAVABOS SUSPENDIDOS, TENDENCIA EN REFORMAS DE BAÑO

Una duda típica cuando se decide realizar reformas de baño es la cantidad de opciones de lavabos entre las que puedes escoger. Hacerlo y optar por el mejor para tu cuarto de baño puede no ser una tarea sencilla. La mayoría de las personas conocen los lavabos sobre encimera, para muebles y, en los últimos años, también se han popularizado los lavabos suspendidos. La tendencia por escoger lavabos suspendidos se debe, en parte, a la multiplicidad de ventajas que presentan.

 

¿QUÉ SON LOS LAVABOS SUSPENDIDOS? 

Existen distintos tipos de lavabos, los encastrados, los de sobreponer, los integrales, y los suspendidos. Un lavabo suspendido es aquel que se fija directamente a la pared con soportes, dejando el suelo libre.


Es una opción que ahorra espacio en el baño y proporciona mayor ligereza visual.

MATERIALES PARA LAVABOS SUSPENDIDOS

En muchas ocasiones, cuando se realiza una reforma de baño o una construcción general del mismo, la elección del lavabo se basa en estilo y color, ya que es la impresión visual más determinante en un cuarto de baño. Sin embargo, la importancia de los materiales para lavabos suspendidos y sus ventajas tanto en funcionamiento, estética, higiene incluso los cuidados de mantenimiento es fundamental.

lavabos suspendidos

Lavabos suspendidos de porcelana y cerámica

Dentro de los materiales para lavabos suspendidos y lavabos en general más populares del mercado, la porcelana y cerámica ocupan el primer lugar. 

Esto se debe a sus características de durabilidad, impermeabilidad y belleza. El rey de los lavabos suspendidos, por ende, es la cerámica.

Están recubiertos de una capa de esmalte que además de proveer de infinidad de colores, ofrece una protección ideal contra la humedad. Las ventajas fundamentales de los lavabos suspendidos de cerámica son su gran resistencia a los productos de limpieza y su facilidad de limpieza.

El cristal templado

Este material para lavabos suspendidos es quien lidera la tendencia en la actualidad. 

Su principal atributo es que provee de una impresionante estética y gran variedad de modelos. Su composición garantiza una alta resistencia a la humedad.

Los lavabos suspendidos de cristal también destacan por su seguridad, lo que le ha impulsado dentro de los principales materiales para elementos de baño. Su superficie también representa una oportunidad ideal para el mantenimiento de la higiene en su máxima expresión.

Resina acrílica y materiales sintéticos

La resina acrílica es un material sintético de gran calidad y muy resistente. No se ralla y es fácil de limpiar. Dentro de los materiales sintéticos que se emplean en lavabos suspendidos están el silestone, technostone, corian y la resina acrílica. Este tipo de elementos permiten diseños exclusivos que garantizan una estética realmente impresionante que hará que la reforma de baño ¡luzca espectacular!

Algunas de sus ventajas destacan, en el caso de la resina por ejemplo, por su alta resistencia al rayado y que su superficie no concentra humedad, facilitando su limpieza.

Lavabos suspendidos de piedra

Sin duda alguna que la piedra es uno de los materiales de lavabos suspendidos predilectos para quienes desean un cuarto de baño auténtico y rústico. Su cualidad principal es la alta resistencia por lo que no cabe duda sobre su calidad.

La naturaleza de su superficie porosa condiciona el tipo de producto de limpieza a implementar en su mantenimiento. 

Existen diferentes tipos de piedra usadas para los lavabos suspendidos como son el mármol, la lava esmaltada y la pizarra.

Hormigón

En los materiales para lavabos suspendidos, el hormigón no había sido una elección cotidiana hasta hoy, donde ya se posiciona como uno de los más destacados. Esto se debe a su gran resistencia a cualquier tipo de mancha, marca o residuo y a su versatilidad pudiendo lograr un lavabo suspendido completamente original y con la forma y color que tú desees.

Su fortaleza, seguridad y variedad de matices lo han ido posicionando como una de las alternativas más indicadas para quienes buscan una máxima calidad.

Recuerda, escoger los mejores materiales de lavabos para tu cuarto de baño es una decisión importante. No se debe dejar al azar una pieza tan elemental, cotidiana y personal, por lo que no dudes en seleccionar un lavabo suspendido con una alta calidad y un excelente diseño en la reforma de baño.

VENTAJAS DE LAVABOS SUSPENDIDOS

Se adaptan a cualquier espacio

Al  ir directamente a la pared no necesita apoyarse en un mueble, esto permite un mayor ahorro de espacio. Un mueble de baño pequeño con lavabo suspendido,  lo puedes encontrar desde 45 cm. Pero aún siendo de medidas reducidas, tienes que poder ubicarlo en el baño y que no interfiera con el recorrido de la puerta o con el wc.

No en todos los baños pequeños se puede colocar un mueble de lavabo. En cambio, hay lavabos suspendidos de medidas reducidas que al ir a pared si se pueden poner incluso en los baños más pequeños. Por ejemplo hay modelos con tan solo 18.5 cm de ancho y 36.5 de largo.

Proporcionan un estilo moderno y minimalista

Ya sea en webs relacionadas a tendencia en decoración e interiorismo, o en revistas, verás lavabos suspendidos. Son ligeros, tienen diseño y dan una apariencia moderna al cuarto de baño.

El lavabo pasa a ser protagonista en el baño, algo que no suele pasar si está encastrado en un mueble, ya que en estos casos es el mueble y no el lavabo quien acapara todas las miradas.

Versatilidad en la altura

Un lavabo suspendido te permite colocarlo en la pared a la altura que te quede más cómodo. Si se trata de un baño para niños puede ir ligeramente más bajo. En otros tipos de lavabo no puedes elegir la altura, ya que va determinada por el mueble.

Logra que tu baño parezca más grande

En un baño pequeño, cada centímetro cuenta. Los lavabos suspendidos van a pared, luego dejan más despejado el suelo. Esto repercute en la sensación de amplitud del baño.

Puedes diseñar, distintas opciones de almacenamiento

Un lavabo suspendido te permite distintas opciones de almacenamiento. Puedes colocar varias  baldas, para poner toallas u otros enseres de baño. Una solución práctica y bastante más económica. Las baldas pueden ser de madera, de cristal, de granito.

Facilitan la limpieza

A diferencia de otros lavabos con pedestal o los que van encastrados, los lavabos suspendidos permiten una limpieza mucho más sencilla. Podrás fregar el suelo sin tener recovecos. El lavabo no tiene uniones ni juntas que se puedan ennegrecer.