ERRORES COMUNES AL CAMBIAR BAÑERA POR DUCHA

Como bien deberías saber, el hogar debe estar adaptado para cada uno de los integrantes que allí conviven. Por ello, siempre es importante llevar a cabo las acciones que sean necesarias para conseguirlo. Una de los ambientes más importantes para lograr la calidez y el confort que se busca es, sin duda, el baño. Si por fin te has decidido a hacer una reforma de baño, optando por cambiar bañera por ducha, tienes que conocer los errores más comunes.

Como en todo, al cambiar bañera por ducha hay aciertos y desaciertos que pueden hacer de tu proyecto de reforma de baño algo sumamente espectacular o un desastre. Algunos de estos desaciertos son reconocidos recién al momento de la higiene personal. Aquí te contaremos los errores comunes al cambiar bañera por ducha y los desaciertos habituales al hacer una reforma de baño.

 

ERRORES COMUNES AL CAMBIAR BAÑERA POR DUCHA

 

– OLVIDAR LA LIMPIEZA DE LAS PIEZAS DE PVC

Una vez limpiada la zona en la que estaba colocada la antigua bañera, se visualizará un punto en el suelo en el que se localiza el punto de desagüe del suelo. Éste se une a la válvula del plato nuevo mediante un tubo, que en muchas ocasiones es flexible. Al cambiar bañera por ducha, además de respetar la pendiente de caída para facilitar la bajada del agua, se debe limpiar ambas zonas, el punto de desagüe y la válvula, con un producto de limpieza especial para tubos de PVC. Además se recomienda utilizar un adhesivo específico para este tipo de termoplástico. Esto evitará que, cuando vayas a disfrutar de una ducha no se tape el desagüe y se inunde todo.

 

– NO ASEGURAR QUE NO HAYA PÉRDIDAS DE AGUA

Si bien no es algo habitual, es posible que se produzca una pérdida de agua cuando el líquido entre en el bote sinfónico si tiene holguras o se ha producido alguna rotura. Cuando vayas a realizar la instalación de éste y a conectarlo con el punto de desagüe del suelo, comprueba que no es el caso, introduciendo agua en él.

 

– OPTAR POR UNA CAPA DE ARENA DE INADECUADO ESPESOR

Utilizar una capa de arena poco o demasiado espesa.

La capa de arena sobre la que se colocará el cemento, y posteriormente el propio plato de ducha, debe tener un grosor de unos 25 milímetros. Recuerda que, antes de extenderla con la llana de manera uniforme, es imprescindible resguardar el desagüe para evitar que la arena penetre en él. Para ello bastará con cubrirlo con una bolsa de plástico.

 

– NO ASENTAR EL PLATO DE DUCHA DE FORMA ESTABLE

Una vez esparcida y colocada la arena y el cemento sobre la superficie que servirá de asiento al plato de ducha, llegará el momento, al cambiar bañera por ducha, de la instalación propiamente dicha del plato de ducha. Comprueba, antes de humedecer el cemento o el adhesivo de masilla de poliuretano, que se asienta de forma estable y utiliza, si lo ves necesario, un nivel para comprobarlo. Sin llegar a pegarlo de forma definitiva, puedes colocarlo una vez, asentarlo y retirarlo; la parte inferior del plato te dará una buena pista sobre en qué zonas debes verter más cemento. Verifica, después, que los ángulos del plato están bien aplomados.

 

– OLVIDAR SELLAR LA UNIÓN ENTRE EL PLATO DE DUCHA Y EL SUELO

En el caso de llevar a cabo una reforma de baño al cambiar bañera por ducha a ras de suelo, cobra especial importancia el hecho de sellar la zona que se encuentra entre el plato de ducha y el resto del suelo. Para ello puede utilizarse silicona. Este tipo de ducha es muy estético y se instala cada vez más, pero si no se tiene este aspecto en cuenta se corre el riesgo de que haya filtraciones y humedades que pueden dañar los materiales y causar serias molestias.

al cambiar bañera por ducha

ERRORES COMUNES EN REFORMA DE BAÑO

 

Si estás interesado en hacer una reforma de baño, primero has de tener en cuenta que son muchas las decisiones a tomar. Es momento de replantearse aspectos como los chapados, los azulejos o aquellos muebles que deseas adquirir. Es muy importante que antes de tomar las decisiones más importantes, acudas a profesionales del ámbito.

 

– MALA PLANIFICACIÓN DE LA INSTALACIÓN ELÉCTRICA

Parece un absurdo mencionarlo, sin embargo es más serio e importante de lo que crees. De hecho, el Reglamiento Electrotécnico de Baja Tensión establece una zona de prohibición clara: no puede haber enchufes en la zona de la ducha, ni interruptores ni tomas de corriente ni iluminación. Por otro lado, debes pensar dónde vas a colocar los demás elementos que tienen que ir en el cuarto de baño, para lograr planificar la instalación eléctrica –además de segura- sea funcional a los usos que precises darle.

 

– UN MOBILIARIO INADECUADO

Otro de los errores más comunes en las reformas de baño es la elección de piezas decorativas que no se adecúan al espacio disponible en el cuarto de baño. ¿A quién no le gustaría tener un gran mueble en el ambiente? Es posible que a todos, pero se está condicionado a las dimensiones. Si no cuentas con los suficientes metros cuadrados, busca alternativas que se ajusten a tus gustos.

 

– OPTAR POR PAPEL PINTADO

La colocación de papel pintado es una tendencia indudable. Sin embargo, por mucho que te agrade, no es recomendable utilizarlo en zonas muy próximas a la ducha o al lavabo. Lo mejor es que lo reserves para paredes alejadas del agua directa. Puedes optar por su inclusión en sólo una pared, para contar con su aporte estético sin desperdiciar recursos.

En Building Trust somos profesionales del sector de las Reformas y Construcción. Contacta con nosotros y pide tu PRESUPUESTO SIN COMPROMISO