LOS MEJORES COLORES PARA HABITACIONES INFANTILES

Elegir los Colores para Habitaciones infantiles es una tarea que puede ser sencilla, si respondes adecuadamente a los gustos y a los intereses. Es que cada color tiene sus características y sus aportes para la mente del ser humano y es importante contemplarlos al momento de renovar el diseño y la decoración y seleccionar los colores para habitaciones infantiles porque, sobre todo si tienen que hacer deberes o estudiar, no interesa que los colores les estimulen demasiado; y caso contrario, si son pequeños y sólo juegan allí la misión y elección será diferente.

COLORES PARA HABITACIONES INFANTILES

BLANCO

Sin lugar a dudas, el blanco es uno de los mejores colores para habitaciones infantiles. ¿Por qué? Porque se adaptará a todas y cada una de las etapas del niño. Además, otra de sus ventajas es que es la opción más económica a considerar en diseño y decoración, dado que la blanca es la pintura más económica y combina con todos los colores. Para que no dé la sensación de un ambiente frío, puedes añadir elementos de fibra, como una alfombra, una butaca o la lámpara.  

TONOS PASTELES

La paleta de colores pasteles siempre triunfa en el diseño y decoración. Estos tonos tienen la característica principal de tranquilizar, bajar las revoluciones y son tonos dulces que combinan bien con otros colores para habitaciones y con todo tipo de estilos (no sólo con los más clásicos). Una de las combinaciones más populares en la actualidad es el rosa combinado con gris, dan un detalle sobrio, romántico y cálido.

BEIGE

Este es un color todo terreno para una habitación infantil.

Una opción muy concurrida, funcional y exitosa es escoger, para las paredes, el beige para los colores para habitaciones infantiles. Se trata de una tonalidad neutra y unisex que, además, podrás combinar con cualquier otro estilo decorativo. Otra de sus ventajas es que es un color atemporal, elegante y que aporta mucha luz. 

AMARILLO SUAVE PERFECTO PARA LA CONCENTRACIÓN

Este color está muy relacionado a la concentración y es una opción muy atemporal. Es relajante y fomenta el ánimo, y a su vez también aporta un punto cálido muy agradable y acogedor. 

AGUAMARINA

El aguamarina es un color que transmite serenidad. 

Entre el verde y el azul, el color aguamarina tiene lo mejor de ambos mundos. Elígelo entre los colores para habitaciones en una intensidad suavizada para pintar las paredes de la habitación de los niños, y lograrás duplicar su luminosidad. ¿Quieres más luz? Opta por muebles en blanco. Créenos, ¡No te arrepentirás!

VERDE EN TODOS SUS TONOS Y GAMAS

VERDE GRISÁCEO

La armonía que presenta este color es fantástica. Para nada queda serio o triste. Más bien queda cool. Eso sí, es fundamental utilizarlo como color para habitación con mucha luz y donde las piezas principales sean blancas, para no oscurecer el ambiente. Si lo vas a elegir para decorar las paredes, juega con textiles cálidos en tonos caldero y rosas empolvados.

VERDE OSCURO 

Con un verde oscuro en las paredes que los traslade directamente a la selva amazónica. Opta por este color para habitación siempre y cuando en esta ingrese mucha luz natural. Puedes combinarlo con muebles de color blanco y piezas de fibras naturales para crear un ambiente vivo y alegre. Muy acertado como color para habitaciones infantiles. 

EL VERDE PASTEL 

Anteriormente se comentó que los tonos pastel son capaces de calmar hasta a los niños más revoltosos. El rosa y el azul son dos de las opciones con más tirón, aunque el verde pastel (que a veces se convierte en mint) es el rey desde hace varias temporadas. Puedes usarlo para pintar toda la habitación o resaltar algunos sectores particulares como las vigas y algunos detalles de las puertas de los armarios. Optar por este color dulcificará y aportará luminosidad.

VERDE OLIVA 

El color verde oliva forma parte del top en tendencias de diseño y decoración. Además, es ideal como color para habitaciones infantiles, ya que transmite calma y crea ambientes seguros. Por otro lado, permite generar contrastes muy bonitos y llenos de fantasía con colores como el rosa o el amarillo.

GRIS TOPO, UN TONO NEUTRO QUE HACE JUEGO CON TODO

Hace unos años, el color gris topo arrasó en el terreno de la moda, del diseño y decoración y de la estética. Hoy, este tono neutro entre el gris y el marrón sigue causando furor en los interiorismos. Es un color sobrio, con el que puedes jugar con las combinaciones. Puedes aprovechar la base neutra de las paredes para añadir hermosos estampados en los textiles.

AZUL VIVO

Es un tono atrevido, apto sólo para habitaciones con luz, pero es genial para el diseño y decoración. Las piezas blancas, con él, ganan todavía más luz y armoniza bien con estampados coloristas. Pero lo mejor es su efecto: a más intensidad, más calma y concentración.

COLOR BERENJENA PARA UNA HABITACIÓN ELEGANTE

Combinado con el gris, el color berenjena (más apagado que el violeta o el lila), es perfecto como color para habitaciones infantiles tirando a juveniles. El aporte de elegancia y estilo que da este color es incomparable.

AZUL CLARO 

El azul claro transmite paz y relajación. De hecho, si los niños tienen miedo por la noche (algo bastante común), el azul les tranquilizará y mantendrá alejados a los monstruos más terribles. Tiene un punto clásico, así que quedará perfecto en ambientes no muy urbanos y con textiles blancos y pastel preferentemente.

PAPEL PINTADO

Si de diseño y decoración estamos hablando, el papel pintado es siempre una buena opción y es importante no descartarlo desde el inicio.

El papel pintado es decorativo, fácil de renovar y será un punto fuerte en la decoración de una habitación infantil. Puedes elegirlo con diversos motivos, dibujos, colores, gamas. Existen en el mercado una gran variedad de papeles pintados con motivos botánicos, geométricos, lunares y hasta de rayas. Ahora bien, si esta opción te parece muy arriesgada, prueba a empapelar tan sólo la pared del cabecero.

En Building Trust somos profesionales del sector de las reformas y construcción. Contacta con nosotros y pide tu PRESUPUESTO SIN COMPROMISO.